Sabores Ibéricos


Hola!
Hace justo una semana pude acudir a la presentación de la reserva privada de los productos Cinco Jotas para La Taberna Del Arco, gracias a Sublimedia.

Del Arco está situado en la Plaza América en Oviedo, en 1982 se fundó el restaurante y en 2004 la Taberna, situado justo al lado. En dicha taberna se puede disfrutar de una comida más informal pero sin olvidarnos de la calidad y el servicio que están igual de presentes que en el restaurante. De los fogones Del Arco surgen los mejores productos del mar y de la huerta asturiana y así lo vemos reflejado en su carta.


Allí, en la Taberna, se celebran las V Jornadas de los Sabores Ibéricos que terminan este próximo día 17 de Junio.

Durante esta presentación pudimos ver como se cortaba el jamón Cinco Jotas, mientras el chico que lo hacía nos iba contando cómo abrir un jamón, como cortarlo, conservarlo, etc. Mientras tanto pudimos ver dos presentaciones, por un lado de Cinco Jotas y por otro de las Bodegas Montecillo, y es que, para degustar estos sabores hay que acompañarlo de un buen vino que haga que se potencien los sabores.


Por un lado Cinco Jotas lleva presente en mi vida, o más bien en mi cabeza, desde que mi chico empezó en la Escuela de Hostelería y nos dimos el capricho una nochevieja así que cuando me llegó la invitación sabía que tenía que ir si o si.

Cinco Jotas tiene su origen en Jabugo, origen y hogar del jamón 100% ibérico. Los cerdos se alimentan de la bellota, el fruto más importante de estos parajes del suroeste peninsular, siendo esencial para conseguir el mejor jamón 100% Ibérico, ya que la bellota transfiere al jamón sus propiedades únicas. Además el ejercicio que realizan los animales en busca de las bellotas junto a las características de la raza ibérica permite una mayor infiltración de la grasa que aporta a la carne una textura y sabor inigualables. 


Fue en 1879 cuando se creó Cinco Jotas y desde entonces se mantiene la elaboración artesanal y natural de todos sus productos. Gracias a las bodegas naturales que mantienen la humedad y temperatura constantes se consigue una curación lenta y natural donde la naturaleza es la principal protagonista.


Por otro lado en la presentación conocí Bodegas Montecillo. En los albores de la Rioja moderna un puñado de apasionados apostó por el método de elaboración bordelés y empezaron a producir vino con la voluntad de transcender los límites del mercado nacional. Uno de los primeros fue Don Celestino Navajas Matute, quien fundó la bodega en 1870. Más de 140 años después Bodegas Montecillo mantiene una sólida filosofía respeto al viñedo, de selección de la mejor uva, de una vinificación coherente, de un envejecimiento en barricas de roble de alta calidad y de un afinado en el sosiego de sus impresionantes calados, donde se guardan botellas de añadas que se remontan a 1926.




Allí pudimos degustar 3 de sus vinos, por un lado el Verdejo, es un vino con cuerpo y textura que es perfecto para acompañar comidas apetitosas, pescados, mariscos, pastas, conservas y ahumados.
Luego teníamos el Rosé , con el que podemos disfrutar de platos como ensaladas, arroces cremosos, carnes blancas, pescados y mariscos.
Por último había un Crianza, ideal para acompañar guisos, embutidos y todo tipo de carnes y asados propios de la dieta mediterránea.

Por último deciros que me lo pasé muy bien, pude disfrutar de la degustación y además fui acompañada de mi chico, así que no podemos pedir más.
Desde aquí darles las gracias de nuevo a Sublimedia por la invitación, a Cinco Jotas y Bodegas Montecillo por sus productos y a Del Arco por realizar estas jornadas.






Eva Gómez

Instagram